Se ha demostrado que los bebés que tienen riesgo para su desarrollo presentan un riesgo mayor de presentar algún tipo de disfunción neurosensorial o motriz, cognitiva, de conducta o una mezcla de estas.

Existen tres tipos de riesgo que son clave en el desarrollo de todos los bebès; estos pueden ser prenatales, perinatales o postnatales.
Regularmente la mayor parte de los riesgos en la etapa prenatal se deben principalmente a la salud, conducta y hábitos de la madre. De esta forma, la edad, el estado de salud y nutrición son indispensables para poder generar un cuadro de riesgo para el desarrollo y crecimiento del bebé.

También es claro que la madre puede desarrollar enfermedades dentro del periódo del embarazo, mismas que incrementan de manera importante el riesgo de alteraciones del desarollo y crecimiento fetal. Algunos ejemplos son: Hipertensión, diabetes, infecciones por varicela, rubéola, sarampión, hepatitis y VIH. También los efectos del consumo de alcohol, drogas o tabaco alteran de manera sustancial la salud fetal.
El bebé puede nacer con bajo peso, defectos cardiacos y alteraciones en el neurodesarrollo (malformaciones en cráneo, cerebro, cara), cuando se consume alcohol durante el embarazo.

Por otra parte el consumo de cocaína, metanfetaminas, pueden generar defectos neurológicos, y alteraciones urogenitales, entre otras.
Invitamos a todas las mamás a que se integren a su control prenatal con un especialista, teniendo un seguimiento del embarazo individualizado e integral; de esta manera podrán tener un excelente cuidado de su bebé justo cuando más lo necesita, ya que de ello depende en gran medida, su calidad de vida como persona y desarrollo humano.

 

Contacto

(*)
Introduce tu nombre

(*)
Introduce tu teléfono

(*)
Introduce tu correo

(*)
Introduce semanas de embarazo

Invalid Input